Secondary Menu

Historia de Pianos de Baja California en Tijuana

Después de aprender la técnica de afinación de su padre, el Sr. Rodolfo Bañuelos desarrolló una pasión que lo impulsó a continuar con este negocio de vida y magia que ha existido en la Familia Bañuelos por más de 140 años.

La historia se remonta a los años 1870’s cuando un alemán llamado Herman Hoffman llega a la Ciudad de Guanajuato, en donde instruye al Sr. Ignacio Bañuelos Vizcarra, el cual se dedicaba a la carpintería, en la reconstrucción y afinación de pianos, dándole los conocimientos tanto teóricos como artísticos de este arte tan peculiar.

Historia de Pianos de Baja California

La historia se remonta a los años 1870’s cuando un alemán llamado Herman Hoffman llega a la Ciudad de Guanajuato, en donde instruye al Sr. Ignacio Bañuelos Vizcarra, el cual se dedicaba a la carpintería, en la reconstrucción y afinación de pianos, dándole los conocimientos tanto teóricos como artísticos de este arte tan peculiar.

Este negocio familiar se desarrolla aún más cuando el Sr. Ignacio Bañuelos Vizcarra, en compañía de su hijo Arturo Bañuelos Espinoza, deciden dedicarse a este arte. Ofreciendo servicio en Cd. Guzmán, Guanajuato y en el Centro de la República.

Posteriormente, tras fallecer el Sr. Ignacio Bañuelos Vizcarra, su hijo, Arturo Bañuelos Espinoza toma la decisión de trasladarse a la frontera para continuar el negocio de su padre.

Don Ignacio Bañuelos Vizcarra (QEPD)

Don Ignacio Bañuelos Vizcarra (QEPD)

En 1955, llega a Tijuana la Familia Bañuelos, ubicando su primer taller en la Av. Ocampo, Zona Centro y posteriormente en lo que hoy es el teatro de la Escuela Cuahutlatohuac.

En el 2012,  llegan a ubicarse en lo que hoy se conoce como la Sala de Exhibición Chopin frente al Mercado Hidalgo.

En aquel entonces, Rodolfo Bañuelos, hijo del Sr. Arturo Bañuelos Espinoza, le ayudaba a su padre en este oficio de restauración.

A pesar de sus años de práctica y experiencia al lado de su padre, Rodolfo Bañuelos se especializa en algunas fábricas y negocios especializados en este ámbito, como en compañías tales como Steinway & Sons, y es así como gracias a la unión que existe entre la Familia Bañuelos es que este negocio ha continuado consolidándose hoy cómo la empresa líder en el mercado de reconstrucción y afinación de pianos.

Don Arturo Bañuelos Espinoza (QEPD)

Don Arturo Bañuelos Espinoza (QEPD)

En el año de 1955, cuando la Familia Bañuelos llega a Tijuana, se nombraron: Arturo Bañuelos Espinoza Pianos” nombre que permaneció y evolucionó cuando el Sr. Rodolfo Bañuelos se integra al oficio de su padre. Es entonces cuando se llamó “Arturo Bañuelos e Hijo Pianos”.

Este nombre perduró hasta el año 1957 en el que se consolida la Sociedad de Pianos de Baja California. La cual aún se encuentra vigente y está formada por inversionistas mayormente americanos los cuales han apoyado con mercancía estadounidense.

Pianos de Baja California fue el primer negocio de pianos en Tijuana, por lo tanto todos los negocios actuales emergen de la Familia Bañuelos.
Pianos-de-Baja-California-Logo-Pianos-Tijuana

mpt100

Pertenece a una asociación llamada Master Piano Technicicians of America (MPT) la cual es una asociación internacional, y una de las dos organizaciones más grandes en Estados Unidos, que busca crear un alto nivel de competencia técnica ofreciendo a sus miembros constante educación a través de publicaciones quincenales y una convención realizada anualmente, brindando a los técnicos nuevas técnicas y tendencias en el campo de servicio de pianos.

El negocio de la Familia Bañuelos se destaca por ofrecer calidad y profesionalismo a sus clientes ofreciendo restauraciones de pianos en su totalidad.

Pianos de Baja California, cuenta con un taller con más de 50 pianos en proceso de reconstrucción. Entre ellos se encuentran desde pianos pequeños hasta pianos de concierto de 9 pies de largo, los cuales requieren desde arreglos en la máquina del piano hasta aplicación de pintura, barniz y trabajo de ebanistería

Pianos de Baja California